Tratamiento de «Keratina» sin formol

La palabra Keratina se escribe «queratina», pero se ha popularizado con «K».

La queratina es una proteína que se encuentra naturalmente en el cabello, y su función principal es protegerlo de los daños externos y mantenerlo saludable. Los tratamientos de queratina sin formol son una opción popular entre aquellas personas que buscan mejorar la apariencia de su cabello y reducir el encrespamiento sin dañarlo.

Los tratamientos de queratina sin formol se han vuelto populares porque no contienen formaldehído, una sustancia química que puede ser tóxica y dañina para la salud si se inhala. En su lugar, utilizan otros ingredientes naturales y seguros para el cabello, como la cisteína o la keratina hidrolizada.

Los efectos de los tratamientos de queratina sin formol en el cabello son numerosos y positivos. Estos tratamientos pueden mejorar la salud y la apariencia del cabello, reducir el encrespamiento y hacer que sea más fácil de peinar y manejar. Además, pueden aumentar la durabilidad del color del cabello teñido, ya que sellan las cutículas del cabello y evitan que el color se desvanezca rápidamente.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los tratamientos de queratina sin formol no son una solución permanente y requieren mantenimiento. La duración de los efectos puede variar dependiendo del tipo de cabello y del cuidado que se le dé después del tratamiento.

También es importante asegurarse de que el tratamiento sea realizado por un profesional capacitado y experimentado. Si se utiliza de manera incorrecta, incluso los tratamientos de queratina sin formol pueden dañar el cabello.

En resumen, los tratamientos de queratina sin formol pueden tener efectos positivos en la salud y la apariencia del cabello, pero deben ser utilizados con precaución y siempre por un profesional de la peluquería.

Protocolo de ejecución del tratamiento de Keratina sin formol:

1. El primer paso, es lavar el cabello con un champú alcalino con pH de 8,5, para que se abra la cutícula del cabello y penetre mejor el tratamiento de keratina. Además, con el champú se eliminan todo los residuos que haya sobre el cabello.

El champú, tenemos que aclararlo con abundante agua para eliminarlo completamente, para que no interfiera en el tratamiento de keratina.

2. Una vez que hemos lavado el cabello, tenemos que desenredarlo con mucho cuidado. Como le hemos aplicado un champú alcalino, el cabello tiene la cutícula abierta y es por eso, que este paso es importante. Comienza a desenredar por la zona de las puntas, después peina los medios y por último las raíces.

3. Secamos el cabello de un 80% a un 90%. Una vez secado, tenemos que aplicar el producto de tratamiento de keratina.

4. Para realizar la aplicación se divide el cabello en 4 secciones, para trabajar más ordenadamente. Se comienza la aplicación por la nuca. Se seleccionan particiones muy finas de 1 cm de grosor. La aplicación se realiza con una paletina a unos 2 cm de la raíz. Con el peine de púa se peina el cabello y se distribuye el producto por toda la mecha. El exceso de producto es que se deposita más cerca de la raíz.

El producto se aplica de forma uniforme por toda la mecha y debemos asegurarnos que la mecha está bien impregnada de producto, para obtener un buen resultado.

De esta forma se va aplicando el producto mecha por mecha por toda la cabeza. Cuando ya se haya aplicado el producto por todo el cabello, se peina y se deja lo más liso posible.

5. Ahora dejamos actuar el producto, durante 30 minutos, sin aplicar calor.

6. Pasados los 30 minutos, tenemos que secar el cabello y dejarlo completamente seco. Con un cepillo plano o redondo dejamos el cabello liso.

7. El paso más importante en el tratamiento de keratina es la aplicación del calor con la plancha. El resultado final y la duración del tratamiento va a depender de este paso.

Cada cabello necesita una temperatura de calor y distintas pasadas de plancha. Tenemos que utilizar una plancha con regulador de temperatura.

Si el cabello es fino, aplicaremos una temperatura entre 180ºC y 200ºC.

Si el cabello es más grueso y resistente, podemos aplicar una temperatura de hasta 230ºC.

Estos trabajos tienen que realizarse siempre por un profesional de peluquería, porque la aplicación del calor tiene que estar controlada por profesionales.

8. Para sellar el cabello y obtener un buen resultado, se seleccionan mechas muy muy finas y se comienza a dar pasadas con la plancha por las raíces. En un cabello fino se darán de 8 a 10 pasadas y en un cabello más grueso de 10 a 12 pasadas.

Dependiendo del estado del cabello y de cómo tenga la clienta las puntas, se darán distintas pasadas de plancha. Se darán la mitad de pasadas en las puntas que en las raíces. Para puntas más resistentes, se darán de 5 a 6 pasadas y si el cabello está teñido, con mechas o es un cabello más poroso se darán de 2 a 3 veces.

En la zona del frontal se debe trabajar muy bien con la plancha todos los remolinos y los pelos cortos, para obtener un buen resultado en la zona delantera.

Una vez que hemos pasado la plancha, ya estaría finalizado el tratamiento de keratina.

El resultado es un cabello más liso y con mucho brillo.

Recomendaciones

  • Se recomienda no sujetar el cabello con gomas, ni horquillas y se lavará el cabello cuando hayan pasado 48 horas. Los champús se aconsejan que no lleven sulfatos y además es recomendable aplicar acondicionador e hidratar más profundamente con mascarillas.
  • Cuando laves tu cabello, aplica siempre un protector térmico y aplica productos con aceites naturales para sellar y aportarle suavidad y brillo al cabello.
  • Regula la temperatura de la plancha o el rizador y no apliques calor en exceso. Comienza siempre con temperaturas más bajas y regula la temperatura dependiendo de las condiciones del cabello. Nunca subas la temperatura de la plancha por encima de los 210ºC y si el cabello es fino, no excedas la temperatura de la plancha de 180ºC. Pasa la plancha o el rizador con el pelo completamente seco. Y utiliza buenas herramientas para no dañar la fibra capilar.
  • Te aconsejo la tecnología iónica, que restaura la humedad del cabello, evita el encrespamiento y crean peinados más lisos y brillantes.

Deja un comentario