Seborrea capilar

El cuero cabelludo se encuentra protegido por la emulsión epicutánea, que es un manto hidrolipídico (grasa y sudor) que protege la superficie cutánea.

Todas las personas tienen grasa, gracias a las glándulas sebáceas que son las encargadas de producir el sebo. Son más abundantes en el cuero cabelludo, en el rostro, zona superior del pecho, pubis y axilas y no tenemos glándulas sebáceas, ni en las palmas de las manos ni en las plantas de los pies. La misión de esta grasa es lubricar el pelo y la piel, para evitar la deshidratación.

La secreción de sebo es baja durante la infancia, empieza a aumentar en la adolescencia, es elevada en personas adultas y decrece en la tercera edad.

La seborrea puede desencadenar otras alteraciones graves como la dermatitis seborreica o la alopecia.

La palabra seborrea proviene del latín, «sebo» significa grasa y «rea» significa flujo.

Las glándulas sebáceas se encuentran adosadas a la raíz del cabello y es aquí donde se encuentra la grasa que después emerge a la superficie capilar, al cuero cabelludo. Esta grasa que emerge a la superficie es líquida. La grasa es necesaria para proteger la superficie cutánea, además ayuda al cabello a salir, a resbalar por el folículo piloso, así que la grasa es importante en el proceso del crecimiento del cabello.

En el extracto córneo del cuero cabelludo existen células muertas, proceso natural de las células de la piel, que se unen a la grasa que sale al exterior por el folículo piloso creando un manto protector para nuestra piel del cuero cabelludo.

Si no tuviéramos grasa, tendríamos toda la piel agrietada, con llagas, y se producirían diversas infecciones, ya que los microorganismos tendrían paso libre hacia el estrato basal de nuestra piel.

Así que, la grasa es muy importante y necesaria. El problema se crea cuando generamos demasiada grasa. A este proceso lo llamamos seborrea.

¿Qué es la seborrea?

La seborrea es un desequilibrio en la emulsión epicutánea, que se produce por una hipersecreción de grasa de las glándulas sebáceas. La grasa que se produce en estos casos es más densa, que en muchos casos obstruye el folículo desencadenando la alopecia.

Cuando una persona tiene seborrea, sus cabellos son brillantes, untuosos, apelmazados y da sensación de cabello sucio.

Es un problema estético que puede afectar a la personalidad de la persona.

Muchas veces la seborrea va unida a la caspa (pitiriasis), donde se pueden observar en el cuero cabelludo costras pegajosas blanquecinas o grisáceas.

También hay que destacar que la seborrea no es contagiosa y tampoco es signo de mala higiene.

Causas de la seborrea

Existen varias causas que podrían causar la seborrea.

  1. Factor constitucional o genético: La seborrea puede ser un factor hereditario, puede pasar de padres a hijos. Hay personas que desde pequeños ya presentan grasa, pero lo más normal es que comience a partir de la adolescencia.
  2. Factor endocrino: Los andrógenos, que son las hormonas masculinas, son las que estimulan la producción de grasa de las glándulas sebáceas. Un aumento de la producción de grasa puede provocar que la glándula sebácea se haga más grande y por consecuente que elimine mayor cantidad de grasa.
  3. Factores generales:
  • La edad es un factor importante, porque en la adolescencia, debido al cambio hormonal, se produce un exceso de grasa, tanto en el cuero cabelludo como en la cara.
  • Generalmente los hombres padecen más seborrea que las mujeres.
  • La alimentación. Dietas sobrecargadas en grasas así como en hidratos de carbono pueden aumentar la secreción de grasa. Así que, se aconseja llevar una alimentación lo más equilibrada posible.
  • Temperatura ambiental: en zonas donde hace más calor, se suda más, y al mezclarse con la grasa el sudor da una sensación de mayor suciedad. Lo mismo ocurre con ciertos trabajos como por ejemplo los cocineros que pasan muchas horas en la cocina, sudan mucho debido a las altas temperaturas y esto hace que se ensucie con mayor rapidez el cabello y el cuero cabelludo. Y también en profesiones donde se utilice casco durante muchas horas aumentan la segregación de sudor. El problema de estos casos de producción excesiva de sudor, es que si las glándulas están inflamadas por alguna infección como por ejemplo ácaros, bacterias, hongos, al estar en sitios con mucho calor, las glándulas se inflaman todavía más y generan más grasa. Cuanta más grasa se genera más densa está y se va quedando en la entrada de los folículos, debilitando la papila de los cabellos, hasta que el cabello cae y no sale más, desencadenando una alopecia capilar.
  • Los estados de estrés, de nervios, también influyen en la producción de sebo.
  • Ciertos medicamentos como tranquilizantes, corticoides, andrógenos pueden provocarnos un aumento de grasa en el cuero cabelludo.

4. Factores locales:

  • El uso de gominas muy pegajosas pueden obstruir el folículo piloso. Por lo tanto, hay que tener especial cuidado de no aplicar la gomina sobre el cuero cabelludo, hay que repartirla sobre el cabello, pero sin que llegue a tocar la piel del cuero cabelludo.
  • Los champús astringentes son los que se utilizan para eliminar la grasa del cuero cabelludo, pero si son demasiado astringentes pueden provocar un efecto rebote y aparecer todavía más grasa. Si se seca demasiado el cuero cabelludo, tiene que generar más grasa para conseguir un equilibrio. Así que, debemos tener cuidado a la hora de elegir un champú para la grasa.

Recomendaciones

Recomendaciones que te ayudarán a frenar la seborrea capilar. 

  • Es importante no estimular en exceso la glándula sebácea durante el lavado de cabello. Llevar una buena higiene y utilizar champús específicos para cabello graso.
  • El lavado y la aplicación de productos cosméticos debe realizarse con maniobras suaves.
  • Cuando se utiliza un champú de tratamiento siempre es recomendable dejarlo actuar unos minutos antes de su aclarado.
  • La temperatura del agua no debe ser muy caliente, es recomendable que sea templada, ya que con el agua caliente se estimula la glándula sebácea.
  • No se debe terminar el lavado con agua fría, se deben evitar los contrastes de temperatura del agua, para no alterar la glándula sebácea.

  • Llevaremos mucho cuidado a la hora de secar el cabello con el secador, no aplicaremos el calor directo a la raíz del cuero cabelludo, por la misma causa, ya que el calor estimula la glándula sebácea.
  • Intentar evitar los gorros.
  • Si se utilizan productos cosméticos, nunca aplicarlos en las raíces, siempre de medios a puntas.
  • A la hora de desenredar el cabello, se hará con mucho cuidado y nunca pasarlo por el cuero cabelludo, ya que esto también estimula la glándula sebácea.

Artículos que te pueden interesar

Deja un comentario