¿Qué queremos conseguir con el maquillaje?

El maquillaje profesional busca realzar la belleza natural de una persona mientras se ocultan imperfecciones y se mejoran rasgos faciales, obteniendo una piel unificada, lisa, sin manchas, iluminada, fresca y sobre todo que no parezca que se vea maquillada. Actualmente, la tendencia en el maquillaje profesional se enfoca en un look natural y fresco, utilizando productos que sean de alta calidad y que cuiden la piel.

El maquillaje profesional debe ser duradero y resistente a factores como el sudor y el roce. Se busca lograr una piel luminosa y libre de imperfecciones con una base que se adapte perfectamente al tono de piel y que no obstruya los poros. Además, se emplean técnicas de contorno y de iluminación para destacar las características faciales y crear un efecto de sombras y luces que acentúen los rasgos naturales del rostro.

En el mercado existen una gran variedad de productos para maquillar el rostro, ya que no solo se utiliza una base de maquillaje. Las personas buscan un buen resultado y que el maquillaje sea duradero.

El maquillador profesional, antes de realizar un maquillaje debe realizar un estudio del rostro y piel de la clienta. No a todo el mundo le quedan bien los mismos colores ni tampoco, se le hacen las mismas correcciones. Este paso es muy importante antes de realizar un maquillaje.

Dependiendo de la forma de la cara, (redonda, alargada, cuadrada, etc.), se tendrán que hacer un tipo de correcciones. No es lo mismo tener un rostro alargado que un rostro redondo.

Dentro del maquillaje existe una técnica que se llama claroscuro. Con esta técnica se iluminan con colores claros las zonas que queremos destacar o resaltar y con colores más oscuros disimulamos las zonas más anchas o las zonas que queremos esconder.

Maquillar, es como esculpir una obra de arte

Lo importante del maquillaje es que la piel desprenda salud, que se ilumine y que todos los productos aplicados queden difuminados unos con otros. Hay que tener muy presente las líneas de demarcación entre la piel que está maquillada y la que no lo está. Dejar una línea de demarcación puede echar por tierra varias horas de trabajo. La diferencia de color entre la cara y el cuello debe quedar bien difuminada y prestar especial atención al nacimiento del cabello, a las orejas y la zona de la mandíbula.

En cuanto a los ojos, se busca lograr una mirada profunda y expresiva, utilizando técnicas de sombreado y delineado para dar profundidad y forma a los ojos. Los labios se resaltan con colores vibrantes y duraderos, y se utilizan técnicas de difuminado y contorno para crear una apariencia natural y atractiva.

Artículos que te pueden interesar

Deja un comentario