Prueba de rizo, antes de realizar un cambio de forma permanente

Si el profesional de peluquería no está seguro de cómo va a resultar el proceso de ondulación permanente, porque observa que el cabello está estropeado, puede realizar una prueba de rizo. Es una forma de asegurarse un buen resultado.

Como profesionales, sabemos que no en todos los cabellos, se pueden realizar cambios de forma permanente. Cada vez más, los cabellos llevan procesos químicos, como mechas, decoloraciones, keratinas, etc. donde el cabello, queda más desprotegido y los daños a nivel estructural se van acumulando. 

Es por eso, la importancia de realizar una prueba de rizo, cuando se observe un cabello débil, deshidratado o con muchos procesos químicos. No se trata de no realizar una permanente o un moldeado, sino de asegurarnos correctamente el proceso, para evitar dañar en exceso el cabello.

En primer lugar, cuando un cliente acude al salón de peluquería a realizarse un servicio de ondulación permanente, lo que se debe realizar es un análisis del cabello y cuero cabelludo.

Análisis del cabello y cuero cabelludo

El cabello debe estar sano, no debe estar excesivamente dañado si se quiere obtener un buen resultado. El cuero cabelludo debe estar libre de cortes, heridas, arañazos, etc. Si presentara alguna anomalía, bajo ningún concepto se le debe prestar el servicio, ya que los productos químicos podrían agravar el problema en el cuero cabelludo.

Prueba de rizo

Para realizar la prueba de rizo, se selecciona una mecha de la zona occipital, se protege el resto del cabello con papel film o un plástico para que el producto no toque el resto del cabello. Y se realiza aquí todo el proceso. Enrollado del cabello en el bigudí, aplicación del líquido de permanente, enjuagado y aplicación del producto neutralizante.

Si el resultado es óptimo, se llevará a cabo la ondulación permanente por todo el cabello.

Preparación del cliente

Antes de comenzar con la ondulación permanente se le pedirá al cliente que se retire todas las joyas. Se le colocará una toalla y una capa protectora desechable o de plástico para proteger la ropa.

A continuación se lava el cabello ligeramente sin frotar excesivamente el cuero cabelludo. Se aplica un producto protector y se comienza con la fase física del proceso.

En esta fase se enrolla el cabello alrededor del bigudí o rulo elegido. La elección del bigudí  va a depender del largo que presente el cliente y del diámetro del rizo que se desee realizar. Un bigudí de diámetro pequeño producirá un rizo pequeño y un bigudí de diámetro grande producirá un rizo u ondas suaves.

Artículos que te pueden interesar

Deja un comentario