Protocolo de la ondulación permanente

El cabello, es una estructura fuerte y elástica que tiene una forma natural. El cambio de forma permanente, es posible, por la presencia en la estructura interna del cabello de los enlaces o puentes disulfuro, que contienen dos átomos de azufre (-S-S-). Son los puentes más fuertes y unen cadenas laterales de la queratina. Por lo tanto, para conseguir un cambio de forma permanente, hay que alterar químicamente la estructura capilar debilitando estos puentes. Lo que hace que el líquido, al romper los puentes de azufre, los eslabones se mueven, haciendo que el cabello adquiera la forma del molde (bigudí) elegido.

Este proceso de cambio de forma permanente, se realiza en dos fases:

1ª fase. Proceso físico-químico.

  • El proceso físico es la acción mecánica, donde enrollamos el cabello en un molde, para darle una nueva forma.
  • El proceso químico. Con la aplicación del líquido de permanente, se produce la ruptura de los puentes y el efecto mecánico para rizar el cabello.

2ª fase. Proceso químico.

Se produce únicamente un proceso químico, donde el producto oxidante, llamado neutralizante, reconstruye los puentes disulfuro y de esta forma se fija la nueva forma rizada. 

Te voy a explicar todos los pasos a seguir en la realización de una permanente.

Preparación del cliente

1. Entrevista con el cliente

La entrevista con el cliente es fundamental, para conocer sus necesidades y también para aconsejarle el mejor servicio, adecuado a las características de su cabello. Se realizan preguntas para conocer lo que desea y nos podemos ayudar de fotografías y de programas digitales, para llegar a un acuerdo con el cliente, que sea realista adecuado a sus necesidades.

Además debes analizar el rostro del cliente, para adaptar el estilo y resaltar el conjunto de la figura del cliente.

2. Observación de las características del cabello y cuero cabelludo. 

Se debe realizar un análisis del cuero cabelludo antes de realizar un cambio de forma permanente, ya que se utilizan productos químicos, que ante un cuero cabelludo muy sensible o que presenta heridas, podría causar problemas graves.

Observaremos el estado del cabello para comprobar si podemos realizar el proceso de cambio de forma permanente. Cuidado con los cabellos muy castigados y decolorados. Te aconsejo una prueba en una mecha de cabello para comprobar el resultado, ya que un cambio de forma permanente sobre un cabello muy decolorado, podría llegar a romperse. 

Además, observaremos el cabello, para analizar si es fino, grueso, natural, teñido, con canas y muy importante conocer si lleva otros procesos de cambios de forma permanente, como alisados con keratina u otros cambios de forma permanente. Si el cabello lleva procesos de cambios de forma permanente, te aconsejo que realices una prueba de rizo.

Prueba del rizo.

Si como profesional de peluquería, no estás seguro de cómo va a resultar el proceso de ondulación permanente, se debe realizar una prueba de rizo.

Para ello se selecciona una mecha de la zona occipital, se protege el resto del cabello con papel film o un plástico para que el producto no toque el resto del cabello. Y se realiza aquí todo el proceso. Enrollado del cabello en el bigudí, aplicación del líquido de permanente, enjuagado y aplicación del producto neutralizante.

Si el resultado es óptimo, se llevará a cabo la ondulación permanente por todo el cabello. Es una forma de asegurarse un buen resultado.

3. Elección de la técnica. 

Una vez que hemos comprobado si podemos realizar la permanente, elegimos el tipo de molde (bigudíes, bodys…) y la técnica, es decir, el tipo de enrollado. Hay muchos tipos de montajes. Montaje clásico, horizontal, vertical, en aureola, por zonas o solo en puntas. 

4. Elección del líquido de permanente. 

El líquido de permanente, actúa rompiendo los puentes disulfuro del cabello. Esta ruptura, tiene lugar gracias a que la sustancia reductora en medio alcalino rompe estos puentes (-S-S-).

Dependiendo del estado del cabello se utilizará un producto u otro. Las casas comerciales normalmente los tienen clasificados por numeraciones. Hay algunas casas que ofrecen el 0, el 1 y el 2 y otras, el 1, el 2 y el 3.

El número 1 o el 0, es para cabellos naturales, muy resistentes o con canas. El número 2 es para cabellos teñidos o sensibilizados y el número 3 es para cabellos muy sensibilizados o con mechas, que tienen un mayor grado de porosidad.

5. Preparación del cliente.

Antes de comenzar con la ondulación permanente se le pedirá al cliente que se retire todas las joyas. Se coloca una toalla y una capa protectora desechable o de plástico para proteger la ropa.

A continuación se lava el cabello con un champú neutro o ligeramente alcalino, sin frotar excesivamente el cuero cabelludo. No se debe aplicar acondicionador ni mascarilla, ya que al tener un pH ácido, cierran la cutícula y esto podría dificultar el proceso de la permanente.

Antes de realizar el proceso, se aplica un producto protector en las puntas o en las zonas más sensibilizadas para proteger el cabello. Estos cosméticos unifican la porosidad del cabello y así facilitan la penetración del producto reductor de forma homogénea.

Montaje de los bigudíes

1. Elección de la técnica

Dependiendo de la técnica elegida y en función de las características del cabello, se aplica el líquido reductor durante el montaje o una vez puestos los moldes. Si se elige la técnica directa, el líquido se va aplicando durante el montaje de los bigudíes y si se realiza la técnica indirecta, primero se realiza el montaje y después se aplica el líquido de permanente.

La elección de una técnica u otra, depende del estado y largo del cabello. Como regla general, siempre que se vaya a realizar la permanente, sobre un cabello teñido, se realizará la aplicación de forma indirecta. Si quieres más información sobre la diferencia de estas técnicas puedes leer el siguiente artículo.

2. Secciones.

A continuación, se realizan las secciones, para dividir el cabello y de esta forma trabajar de forma ordenada. Dependiendo del tipo de montaje que se haya elegido, se realizarán las secciones. Para realizar la permanente clásica, se realizan 9 secciones rectangulares. 3 en la zona frontal, 3 en la zona media y 3 en la zona trasera de la cabeza. Recuerda utilizar, todo el material de plástico y usar guantes durante todo el proceso.

3. Papel de permanente.

Para realizar el enrollado de los bigudíes, utilizamos papel de permanente. Este papel, nos facilita el enrollado y además protege la punta, ya que las puntas del cabello siempre están más porosas.

4. Montaje de los bigudíes.

En una permanente clásica como vemos en las imágenes, el montaje se realiza por secciones previamente divididas en forma de rectángulos. El tamaño del bigudí debe ser como el de la base de la sección y se colocan los de mayor tamaño en la zona del frontal. El montaje se realiza de forma gradual, es por eso que en las patillas y en la zona de la nuca, se colocan los bigudíes de menor tamaño.

Para comenzar se realizan particiones horizontales con el peine de púa. El cabello se proyecta a 90º, realizando una pequeña tensión en la mecha seleccionada. Se coloca el papel en la punta y se enrolla el bigudí hacia la base, pero observando que el bigudí no apoye en la partición inferior.

Si la permanente es directa se comienza por las particiones de la zona trasera de la cabeza, por la nuca y las últimas particiones son las del frontal. Dentro de cada partición, se trabaja de arriba a abajo. El montaje de los bigudíes debe realizarse en el menor tiempo posible, máximo unos 30 minutos.

Si la técnica es con la aplicación indirecta, se puede comenzar por el frontal.

En este caso, como la aplicación es directa se ha comenzado por la zona de la nuca.

Una vez que se ha finalizado con el montaje de los bigudíes, se saturan todos los bigudíes con el líquido de permanente, intentado que no toque en exceso el líquido el cuero cabelludo. La loción debe aplicarse tanto en la zona de arriba, como en la zona de abajo del bigudí y es muy importante no saltarse ningún bigudí, para evitar que no quede, un buen resultado.

5. Protección del frontal

La zona frontal del cliente se protege con una tira de algodón. Aplica sobre la piel del cliente crema protectora y encima coloca la tira de algodón. Se coloca alrededor de todo el perímetro frontal, de oreja a oreja por la frente. El algodón se coloca para evitar que el líquido de permanente caiga hacia la cara y también para que la goma del gorro protector si se coloca, no se quede marcada en la frente.

Cuando hayas aplicado el liquido de permanente, si compruebas que el algodón está húmedo, debes cambiarlo, ya que si dejas el algodón sobre la piel del cliente puede producir irritaciones.

6. Palos protectores.

Los moldes, si utilizamos bigudíes, es aconsejable colocar unos palitos entre las gomas y el pelo, para que éstas no se queden marcadas en el cabello y evitar que éste se rompa por la presión que ejerce la goma del bigudí sobre el cabello. Se deben colocar en la misma dirección en la que se enrollan los bigudíes.

7. Aplicación de calor

Si el fabricante del líquido de permanente recomienda la aplicación de calor durante el proceso, se puede cubrir el montaje con un gorro de plástico o con papel osmótico e incluso en cabellos muy resistentes se puede aplicar calor con un secador. Pero sigue siempre las indicaciones del fabricante.

8. Tiempo de exposición

Ahora que el líquido reductor ya está en contacto con el cabello, tenemos que dejar actuar un tiempo de exposición. 

Dejamos actuar entre 15 y 20 minutos y pasado este tiempo se comprueba que el rizo está marcado. Para realizar esta comprobación, se desenrollan algunos bigudíes un par de vueltas, sin estirar el cabello, de diferentes zonas de la cabeza. Sabemos que el rizo se ha marcado, cuando forma una «S» y además tiende a dividirse en grupos.

9. Aclarado con agua

Si el rizo ya se ha marcado, es hora de aclarar el líquido reductor con abundante agua. Con el aclarado eliminamos el exceso del líquido de permanente, antes de proceder a realizar el siguiente paso de neutralizado. Es importante no mover los bigudíes, solamente aplica agua y a continuación con una toalla, seca los bigudíes, presionando suavemente sobre el cabello. Este paso es muy importante, ya que con el secado, eliminamos el exceso de agua. Si dejamos el cabello muy mojado, el efecto del líquido neutralizante disminuye, dando lugar a rizos más suaves o a que el rizo sea menos duradero.

Proceso de neutralizado (oxidación)

El proceso de neutralización, es la última fase química de la permanente. En esta fase se unen las cadenas de azufre, creando en el cabello una nueva forma rizada permanente. Además se regula el pH del cabello.

Este proceso se realiza de la siguiente forma:

1. Se aplica el líquido neutralizante con los bigudíes puestos, para ello te puedes ayudar de una esponja. Es muy importante esta fase, ya que es la que une los puentes rotos en la fase de reducción.

2. Pasados 10 minutos, se retiran los bigudíes y se vuelve a aplicar el líquido neutralizante y se deja actuar un tiempo de exposición de 5 minutos.

Pasado este tiempo, se aclara el cabello con abundante agua para eliminar el producto neutralizante. El cabello hay que trabajarlo cuidadosamente.

Y este es el resultado de una permanente con montaje clásico, en una señora mayor. Este tipo de montajes, puedes adaptarlo a cualquier persona. El tamaño del rizo, lo define el tamaño del molde elegido.

Consejos para un buen mantenimiento

  • Después de realizar una permanente, puedes alisar el cabello con secador o unas planchas, cuando lo laves volverá a estar rizado. Aunque un consejo, es que si te has rizado el cabello, no lo estires con demasiada frecuencia.
  • Puedes volver a repetir la permanente, pasados unos meses, siempre que el estado del cabello lo permita. Pregunta siempre a un profesional y déjate aconsejar.
  • El cabello que ha sufrido un proceso químico necesita de unos cuidados de hidratación y mantenimiento.

Cuidados después de una permanente:

  1. Lava tu cabello, con champú específico para cabello rizado y utiliza acondicionadores siempre que te laves el cabello. El cabello que ha sido rizado químicamente, necesita un extra de hidratación. Aplica mascarilla reparadora de 1 a 2 veces por semana y déjala actuar sobre el cabello unos 15 minutos.
  2. Peinar el cabello rizado, es algo más complicado que un cabello liso. Utiliza un peine de púas anchas y utiliza los dedos para ordenar los rizos. No lo peines hacia abajo, porque se obtiene menos volumen. Peina el cabello con movimientos laterales.
  3. Cuando hayas lavado el cabello, aplica un producto que defina el rizo, un activador de rizo. Que lo deje marcado y no contenga alcohol. No apliques demasiada cantidad, porque mucho producto aporta peso y el rizo quedará menos definido. Aplica el producto con las manos de medios a puntas, realizando movimientos ascendentes desde las puntas hacia las raíces.
  4. Para sellar el rizo y dure durante más tiempo, aplica espuma para definir la forma.
  5. Cuando el cabello esté seco, aplica un sérum libre de siliconas. Hay sprays que aportan brillo y también se pueden utilizar para crear un efecto espejo sobre el cabello. Aplica poca cantidad y aplícalo en las puntas realizando movimientos ascendentes, como estrujando el cabello.
  6. Puedes secar el cabello con un difusor. Si quieres un extra de volumen, sécalo con la cabeza inclinada hacia el suelo. Controla la temperatura del secador y no la excedas. No apliques el calor directo sobre las puntas del cabello. Realiza movimientos suaves, para evitar el frizz.
  7. Para un mayor volumen, puedes separar con los dedos suavemente los rizos, abriéndolos. De esta forma quedará una melena con más volumen.

Es necesario acudir al salón de peluquería con frecuencia, para realizar tratamientos de hidratación más intensivos.

Cuida tu cabello rizado.

Artículos que te pueden interesar

1 comentario en «Protocolo de la ondulación permanente»

Deja un comentario