Lavado y acondicionado del cabello de una peluca

Las pelucas son una excelente opción para aquellos que desean cambiar su apariencia sin tener que hacer cambios permanentes en su cabello. Sin embargo, como con cualquier tipo de cabello, las pelucas requieren cuidado y mantenimiento adecuados para mantener su apariencia y durabilidad.

El lavado y el acondicionado son dos de los aspectos más importantes del cuidado de las pelucas.

Los fabricantes de las pelucas recomendarán los productos necesarios para mantener en buen estado las pelucas, pero independientemente de las marcas de los productos destinados a este fin se van a describir algunas normas básicas para lavar y acondicionar las pelucas.

No es lo mismo lavar una peluca de cabello natural (cabello humano), que una peluca de cabello sintético. Las pelucas de cabello humano se lavarán cada dos o tres semanas, dependiendo de la frecuencia de uso de la peluca. Las pelucas de cabello sintético se lavarán cada siete u ocho semanas.

Para lavar las pelucas se colocará en la horma de apoyo, se fijará con horquillas para que no se deslice. Antes de comenzar, asegúrese de que su peluca esté libre de enredos. Usa un cepillo de dientes suave para peinar suavemente la peluca, comenzando en las puntas y trabajando hacia arriba, para eliminar restos de acondicionadores, laca y polvo.

Si la peluca se puede lavar con champú y agua, el champú será el recomendado por el fabricante, pero generalmente será de pH neutro. Se lavará con agua fría. Con mucho cuidado para no enredar el cabello, se sumerge en el agua y suavemente se emulsiona el champú pero masajeando, nunca se frotará.

Para lavar la peluca por el interior se da la vuelta a la peluca y se frota con mucho cuidado la línea de crecimiento para eliminar la suciedad.

Después, se enjuaga la peluca con agua  y se retira el exceso de agua suavemente con una toalla.

Después del lavado, es importante acondicionar la peluca para mantener su suavidad y manejabilidad. Aplica una pequeña cantidad de acondicionador en la peluca y déjela actuar durante unos minutos. A continuación, enjuaga la peluca con agua y retira el exceso de agua suavemente con una toalla.

Para secar el cabello se coloca sobre el soporte y se peina según la forma deseada, bien con secador de mano, colocando rulos, planchas, tenacillas, etc.

Es recomendable no aplicar calor excesivo sobre el cabello de las pelucas, el peinado se realizará con una temperatura suave.

También se puede lavar el cabello de las pelucas en seco. Existen unos champús especiales para realizar este proceso. El producto se aplica sobre el cabello, se deja un tiempo de exposición y a continuación se cepilla para retirar el producto.

En resumen, el lavado y el acondicionado son dos pasos críticos en el cuidado de las pelucas. Al seguir estos consejos, puedes mantener tu peluca en excelente estado y disfrutar de su belleza y durabilidad durante mucho tiempo.

Deja un comentario