Problemas de salud que sufre el profesional de la peluquería

El profesional peluquero/a realiza su trabajo en los salones de peluquería. Es un trabajo manual que requiere pasar muchas horas de pie seguidas, con jornadas de trabajo muy largas, sin pausas. Durante los servicios que realiza al cliente, el peluquero/a está constantemente inclinándose sobre él. Los movimientos repetitivos que realiza cuando seca el cabello, lava una cabeza o corta un cabello, pueden ocasionar lesiones y dolores en diferentes partes del cuerpo. Puede que en esos momentos no parezca relevante, pero después de unos meses este tipo de inclinaciones puede causar una gran cantidad de estrés y tensión en su espalda. Es por esto que el peluquero/a debe mantener una buena postura corporal.

Otro factor de riesgo, que sufren los peluqueros/as, es la posible aparición de alergias, eczemas, eritemas, dermatitis, etc., debido al contacto directo con productos como tintes, decolorantes, productos para el ondulado o el alisado permanente del cabello.

Además, el profesional de la peluquería también puede sufrir cortes en la piel cuando corta el cabello a un cliente, resbalones o caídas con la posibilidad de sufrir una fractura o esguince y también quemaduras debido al exceso de calor producido por las planchas, tenacillas o secador de mano.

El profesional de la peluquería debe tomar una serie de medidas preventivas para que desarrolle su trabajo sin sufrir ningún tipo de accidente ni enfermedad.

Además, también puede sufrir enfermedades respiratorias como asma y rinitis por los polvos volátiles y los vapores que desprenden los productos. Se recomienda utilizar productos granulados, en pasta o en geles líquidos.

Medidas preventivas

Los peluqueros y profesionales de la estética deben tomar medidas preventivas para proteger su salud y la de sus clientes cuando trabajan con productos cosméticos que puedan ser dañinos. A continuación, se mencionan algunas de las medidas preventivas recomendadas:

  1. Uso de equipo de protección personal (EPP): Los peluqueros deben utilizar guantes desechables, gafas de protección y mascarillas, según corresponda, para evitar el contacto directo con los productos y minimizar la exposición a vapores o partículas nocivas. Si se utilizan productos en polvo para preparar mezclas, protección FFP2. Y si se usan productos con formaldehído, protección con filtro para gases inorgánicos, protección BP3.
  2. Ventilación adecuada: Es importante asegurarse de que el salón de peluquería tenga una buena ventilación para garantizar una adecuada circulación de aire. Esto puede incluir la instalación de sistemas de extracción de humos y ventiladores.
  3. Almacenamiento seguro: Los productos cosméticos deben almacenarse correctamente, siguiendo las indicaciones del fabricante en cuanto a temperatura, humedad y condiciones de almacenamiento. También es importante mantener los productos lejos del alcance de niños y mascotas.
  4. Manipulación correcta: Los peluqueros deben seguir las instrucciones de uso de los productos cosméticos y evitar mezclar o diluir productos sin conocimiento adecuado. Además, deben evitar el contacto directo de los productos con la piel, especialmente en caso de irritaciones o heridas abiertas.
  5. Etiquetado y fichas de seguridad: Es esencial leer y comprender la información proporcionada en las etiquetas de los productos cosméticos, incluyendo los ingredientes y las advertencias de seguridad. Además, es importante tener acceso a las fichas de seguridad de los productos y saber cómo actuar en caso de exposición o emergencia.
  6. Formación y capacitación: Los peluqueros deben recibir formación y capacitación sobre el manejo adecuado de los productos cosméticos, incluyendo el reconocimiento de los posibles riesgos para la salud y las medidas preventivas correspondientes. Mantenerse actualizado sobre las regulaciones y normativas aplicables también es fundamental.
  7. Información y comunicación con los clientes: Es recomendable informar a los clientes sobre los productos que se están utilizando y cualquier posible riesgo asociado. Si un cliente presenta alguna sensibilidad o alergia conocida, se deben tomar precauciones adicionales y, si es necesario, buscar alternativas más seguras.

Estas medidas preventivas ayudan a minimizar los riesgos para la salud tanto de los peluqueros como de los clientes en el uso de productos cosméticos potencialmente dañinos. Es importante seguir las recomendaciones de seguridad y cumplir con las regulaciones establecidas en cada país en relación con la salud y seguridad en el trabajo.

Artículos que te pueden interesar

Deja un comentario