Cómo eliminar la suciedad del cabello y cuero cabelludo

Normalmente una persona se lava el cabello de dos a tres veces por semana. Naturalmente, esta frecuencia cambia cuando el cabello se ensucia con mayor rapidez, debido a la grasa, o en casos especiales que se utilizan champús de tratamiento. No está contraindicado lavar el cabello a diario, lo que está contraindicado es no lavar el cabello. Dejar la suciedad sobre el cuero cabelludo durante mucho tiempo es lo perjudicial, no el lavar el cabello con frecuencia. 

El cabello está sucio debido a la grasa que se deposita en el cuero cabelludo. A la grasa se adhiere el sudor, células descamadas, partículas de polvo, contaminación, restos de cosméticos como laca, espuma, gomina, etc. Todo esto le proporciona al cabello un tono gris, opaco y apagado.

Para eliminar la suciedad del cabello y cuero cabelludo se utiliza el champú, que está compuesto por tensioactivos.

Un buen champú debe dejar el cabello suelto, manejable, con brillo y fácil de peinar. Debe tener un color y olor agradable y no debe ser irritante. Además tiene que tener un pH equilibrado, adecuado al pH del cuero cabelludo, que está alrededor de un pH de 5.5. En el mercado existe una gran variedad de champús y se clasifican en función del uso y tipo de cabello.

Hay un gran abanico de posibilidades y dependiendo del tipo de cabello se elegirá uno u otro. Hay champús para niños que no irritan los ojos, para cabellos finos, cabellos gruesos, cabellos teñidos, de uso frecuente, champús ácidos o post color para utilizar por ejemplo después de una coloración. También hay champús colorantes que aportan al cabello reflejos de color, champús para la caspa (pitiriasis), para la grasa (seborrea), para la caída del cabello, antiparasitarios, etc.

Se recomienda realizar dos pasadas de champú. En la primera aplicación del champú se realiza la limpieza, se elimina la grasa, el sebo del cuero cabelludo y es por este sebo, por lo que en la primera aplicación el champú no hace demasiada espuma.

En la segunda aplicación el champú ya hace más espuma, porque ya hemos eliminado la suciedad y es en esta aplicación donde actúa la parte cosmética del champú

Cada cierto tiempo es recomendable realizar una limpieza más profunda, para eliminar todos los posibles residuos que se van acumulando en el cabello.

Además, es muy aconsejable cada vez que laves el cabello, realizar maniobras de masaje, realizando presiones circulares en el cuero cabelludo. Estas maniobras, estimulan la circulación sanguínea aportando muchos beneficios para el cabello, como por ejemplo, que los nutrientes lleguen mejor al folículo piloso. El masaje también es muy relajante y esto aporta bienestar en general.

Es muy importante, lavar el cabello con las yemas de los dedos, nunca se frota el cuero cabelludo con las uñas.

No abuses del agua muy caliente. Es recomendable lavar el cabello con agua tibia. Si el cabello es graso, se deben evitar los contrastes fuertes de temperatura, ya que esto estimula la glándula sebácea, provocando más grasa. Además, el agua muy caliente elimina con mayor rapidez el color del cabello, provoca irritación en el cuero cabelludo y sequedad en el cabello y cuero cabelludo.

Recuerda que si quieres tener un cabello sano y brillante, debes lavar el cabello con frecuencia para evitar que las bacterias y la suciedad se acumulen en el cuero cabelludo y como consecuencia en el cabello. 

Artículos que te pueden interesar:

Deja un comentario